Cómo enseñar a nadar a tu perro (y por qué nuestro parque acuático es el mejor lugar donde hacerlo)

¡Pues mi perro, sin tener que enseñarle nada, la primera vez que vio el agua se tiró como un loco y ya nadaba!”.

 

¡Estupendo! Pero no todos los perros funcionan igual, no todos tienen la misma constitución, y no todos saben nadar. Pero no te preocupes, porque es muy fácil enseñarles, si no a nadar por su cuenta, al menos a disfrutar con el agua. ¡Y nuestro parque es el lugar ideal para aprender!

 

Hemos visto y ayudado ya a muchos perros a amar el agua, y el tuyo no va a ser una excepción. Te contamos los pasos a seguir, y verás qué divertido puede ser el proceso.

 

 

PASO 1: Sé consciente de las limitaciones de tu perro

 

Un Golden Retriever o un Labrador no tendrán problemas en el agua, estos son de los que se tiran de cabeza en cuanto ven una gota. Su pelaje, su constitución y su proporción de grasa-musculatura, además, los hace óptimos para el medio acuático, nadan con gran facilidad y disfrutan con ello.

 

Un Bulldog u otra raza de torso prominente, como los Boxer, tienen más dificultades para nadar y mantener la cabeza fuera del agua. Las patas cortas y el cuerpo alargado del Teckel tampoco ayudan. Y, en el otro extremo, las patas largas y finas y el cuerpo delgado de un galgo no ofrecen apenas resistencia en el agua, haciéndole muy difícil el desplazamiento.

 

Las patas largas y finas y el cuerpo delgado de un galgo no ofrecen apenas resistencia en el agua, haciéndole muy difícil el desplazamiento.

 

En este artículo hablamos sobre las razas de perros más y menos adaptadas al agua:

 

 

La mayoría de estos perros poco adaptados al agua conseguirán nadar, e incluso en los casos en los que no al menos podrás hacer que disfruten con el agua. Pero el primer paso siempre ha de ser conocer las características y limitaciones de tu perro, y por tanto anticipar lo que podemos esperar.

 

PASO 2: Que mojarse sea divertido

 

Muy bien, ahora que ya sabemos si tratamos con un Michael Phelps perruno o con un peludete al que habrá que adaptar y dar seguridad, el segundo paso es asumir la diversión.

 

Nada de estrés. El proceso va a ser seguro, o sea que estate tranquilo y asegúrate de que tu perro disfruta y se lo pase bien contigo y con el agua.

 

Nunca lo fuerces a hacer algo que no quiera, nunca le grites ni le metas presión cuando empiece a relacionarse con el agua o esté aprendiendo a nadar. Esto sólo convertirá la experiencia en algo negativo para el perro, y acabará teniéndole al agua más manía que los gatos (no aclimatados, porque también estos se pueden aclimatar, aunque en nuestro parque no tengamos el gusto 😉

 

El proceso va a ser seguro, o sea que estate tranquilo y asegúrate de que tu perro disfruta y se lo pase bien contigo y con el agua.

 

PASO 3: Busca aguas tranquilas

 

Para el perro poco habituado al agua, iniciarse en el mar o en un río puede ser un poco estresante. El agua está muy fría, y fluye, corre y salpica, sube y baja, mareándole e incluso cubriendo por momentos su hocico cuando no se lo espera. Y si es de los tímidos, sencillamente le puede parecer demasiado aterradora como para meterse ahí.

 

Lo ideal es enseñarles en un agua tranquila o estanca, y aquí es donde nuestras piscinas para perros se convierten en una escuela perfecta. Además, como tenemos piscina para perros grandes (de más de 10kg) y para perros pequeños (de menos de 10kg), no has de preocuparte por si de repente un pastor alemán enorme se lleva por delante a tu pequeño Poodle.

 

 

 

PASO 4: Empecemos por las patitas

 

Primero que se moje los pies, y cuando le guste ya se lanzará a por el resto. Ésa es la idea. Y todas nuestras piscinas tienen una orilla de pendiente muy suave en la que el agua no cubre, así que lo tienes facilísimo: siéntate en la orilla y juega allí con tu perro, enrédale o tírale su juguete favorito, siempre en la zona donde no cubre.

 

Olvídate de nada más, lo primero es pasarlo en grande.

 

Primero que se moje los pies, y cuando le guste ya se lanzará a por el resto. Ésa es la idea.

 

PASO 5: Incitando el juego en la piscina

 

Vale, ya tienes claro que a tu perro le gusta el agua, porque no para de brincar y salpicar y vas ya empapado/a hasta la cabeza. Es hora de dar el siguiente paso.

 

Sólo has de usar el truco del juguete, pero tirárselo progresivamente más lejos. Si siente confianza en el agua, se irá atreviendo a adentrarse. Observa cómo se desenvuelve en aguas más profundas, ayúdale si lo necesita, y siempre anímale y háblale con dulzura y estímulo. Refuerzo positivo, ya sabes.

 

Verás que en nuestras piscinas la pendiente es gradual, de modo que los perros pueden ir alcanzando las diferentes profundidades de forma suave y segura, sin bajones bruscos. Y además, disponemos de un montón de juguetes coloridos y atractivos que podrás utilizar si su pelota o su hueso de goma no parecen estímulo suficiente.

 

Sólo has de usar el truco del juguete, pero tirárselo progresivamente más lejos. Si siente confianza en el agua, se irá atreviendo a adentrarse.

 

PASO 6: El acompañante

 

Ya está. Puede llevarte veinte minutos o dos horas, o varias sesiones si es muy muy tímido, pero realmente es tan fácil como hacerle divertirse y sentir confianza y seguridad.

Tú tendrás que hacer de acompañante estas primeras veces, para “rescatarle” si pasa algún apuro o sencillamente hacerle sentir seguro.

 

Si es de los perros poco adaptados al agua, en el parque disponemos de flotadores y chalecos salvavidas que les ayudarán a mantenerse a flote, de forma que contigo al lado podrá tener una feliz experiencia acuática incluso si todavía no logra nadar por sí mismo.

 

Tú tendrás que hacer de acompañante estas primeras veces, para rescatarle si pasa algún apuro o sencillamente hacerle sentir seguro.

 

Principalmente has de recordar que los perros, como los humanos y cualquier otro mamífero, aprendemos jugando.

Así que, de algún modo, nuestro parque acuático no deja de ser una escuela de natación. ¿Le enseñamos juntos a disfrutar nadando en Perros al Agua?

Deja un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.